Eligiendo lavarropas automático

El lavarropas es uno de los electrodomésticos más importantes de la casa. Y, al igual que la heladera, es uno de los más utilizados y que más consumo tiene.

Por eso, es importante a la hora de comprar un lavarropas, evaluar cuales son las opciones que tenemos y cuál es el más apropiado para nuestras necesidades.


A la hora de elegir, hay diversas variables a evaluar. Como por ejemplo: tipo de carga, costo, consumo eléctrico, tamaño, capacidad, etc. Más allá de las marcas de lavarropas, lo mejor es evaluar sus características y cuales se ajustan más a nuestras necesidades.

Creo que lo primero que tenemos que evaluar es nuestro presupuesto y pensar que es un electrodoméstico que nos tiene que durar años. Dentro de esos parámetros hay que pensar el lugar que va a ocupar y tener en cuenta medidas tanto de ancho, como de alto y profundidad.


¿CARGA FRONTAL O SUPERIOR?

CARGA superior

En este momento conviene evaluar si elegir “carga superior” o “carga frontal”. Los lavarropas de carga superior miden menos de ancho en general, tienen mayor capacidad de carga y tienen más velocidad de revoluciones por minuto a la hora de centrifugar.

Otra ventaja para las personas mayores es que no hay que agacharse, pero es bueno que tenga tapa anti-volcado para evitar accidentes.

CARGA FRONTAL

Por otro lado, los de “carga frontal” pueden colocarse debajo de las mesadas o en lugares donde se aprovecha el espacio sobre el lavarropas. Suelen usar menos cantidad de agua, y también las prendas sufren menos el deterioro en lavados más profundos debido a la posición y tipo de movimientos del tambor.

Si bien los de carga superior cuentan con más facilidad para agregar prendas al lavado que hayamos olvidado en un primer momento, hay algunos equipos de carga frontal que cuentan con esta capacidad y no está de más tenerla en cuenta.

CAPACIDADES DE CARGA

También tenemos que tener en cuenta la cantidad de ropa que necesitaremos lavar. No es lo mismo una casa donde vive una persona sola o una pareja, que en la que vive una familia de 5 o 6 personas. La capacidad de carga se mide en kilos, y los lavarropas van de 5 a 15 kilos o más según el modelo.

En el primer caso, para una persona o dos, con 5 o 6 kg de capacidad deberíamos estar bien, pero si es mayor la cantidad de personas o hay niños (que ensucian ropa con más frecuencia o necesitan las prendas a veces lavados más profundos) hay que pensar en más capacidad de carga. Tengamos en cuenta que en un lavarropas de 5 o 6 kilos, si bien alcanza para una persona sola o pareja, se dificulta el lavado de mantas, cubrecamas o edredones.

PANEL DE MANDO Y PROGRAMAS

También existen programas que hacen un mejor uso del tiempo de lavado, o de la cantidad de agua, o que realizan un mejor lavado sin necesidad de utilizar agua caliente, o tiene función anti-arrugas, lo que permite ahorrar también tiempo y energía eléctrica ya que casi no necesitan planchado las prendas posteriormente.

También hay programas que ayudan a quitar manchas de las prendas o blanquear la ropa lo cual nos ahorra tener que comprar productos para eso. Si bien pueden resultar útiles los equipos que tienen muchos programas de lavado y paneles táctiles con funciones que pueden ser convenientes, a veces los mandos manuales o botoneras más simples son más fáciles de utilizar, sobre todo para personas mayores o con poco tiempo para aprender cómo funcionan programas más complejos.

De todos modos, a la larga solo terminamos utilizando 4 o 5 programas que son los que nos resultaron más útiles.

Si por otro lado vamos a comprar un lavarropas porque el secado lo realizaremos de otra manera o ya poseemos un secarropa, no está de más tener en cuenta la velocidad de centrifugado. A mayor velocidad, la ropa sale menos húmeda. Esta velocidad varía más o menos, según marcas o modelos, de 600 a 1400 RPM (Revoluciones por minuto).

EFICIENCIA ENERGETICA Y ECOLOGICA

Otro punto importante a evaluar es la llamada eficiencia energética (tengamos en cuenta que el lavarropas es el tercer electrodoméstico que más consume en el hogar, no solo en cuanto a electricidad, sino también con respecto a cantidades de agua).

Por un lado hay que tener en cuenta los tipos de programas de lavado de los que se dispone, ya que muchas veces poseen programas rápidos que consumen no solo menos energía eléctrica, sino también menos cantidad de agua.

También hay lavarropas con motores “digital inverter” que realizan un consumo más inteligente y mucho menor de la energía eléctrica y duran mucho más tiempo, los lavarropas con este tipo de motor suelen tener garantías más extendidas.

También hay una tabla que marca la eficiencia del consumo energético que conviene consultar con valores que van desde “A” a “G”, siendo “A” el tipo de consumo más eficiente, y también poseen diversas funciones ecológicas que cuidan el consumo de electricidad o agua en base a los diferentes de programas de lavado.

LAVADO Y SECADO

Otro punto fuerte a tener en cuenta es si compramos un lavarropas o un lavasecarropas. De este ultimo la ropa sale seca completamente, y si nuestra idea era comprar un secarropas, teniendo los dos productos en uno, no solo ahorramos en costo, sino que además ocupamos menos espacio.

El secado de la ropa se hace mucho más importante en época invernal o de muchas lluvias, o si vivimos en un departamento con no mucho espacio para poder tender a secar la ropa al aire libre. Hay que tener en cuenta que la capacidad de lavado en kg, suele ser mayor que la capacidad de secado en kg también. Por ejemplo, un equipo puede tener una capacidad de 10 kg para lavar, pero a la hora de secar su capacidad va a ser de 6 kg, por lo tanto si solo vamos a lavar, podremos cargarlo con 10 kg de ropa, pero si vamos a hacer todo el proceso completo incluyendo el secado, la cantidad de ropa que pongamos no tendrá que exceder la capacidad de secado.

Y NO OLVIDEMOS…

Por último, también es bueno tener en cuenta características físicas del equipo, entre ellas material del lavarropas y peso. Por un lado es importante un buen filtro donde queden monedas, botones u otras cosas que hayamos olvidado quitar de los bolsillos de las prendas antes de ponerlas a lavar.

En cuanto al peso, tengamos en cuenta que a mayor peso suelen vibrar menos a la hora de centrifugar y por lo tanto hacen menos ruido. Y es importante también que el tambor sea de acero inoxidable, y además la forma de este en algunos casos genera menos fricción con las prendas y por ende las desgastan menos. Otro punto es las características de seguridad, como ser el bloqueo automático de apertura durante el funcionamiento que es útil cuando hay niños en el hogar, o el retraso en la apertura de la puerta una vez finalizado el lavado para evitar volcaduras de agua. Incluso hay sistemas que detectan fallos de funcionamiento más serios y evitan roturas mayores o incluso accidentes.

Con estos tips en mente, podemos elegir adecuadamente cual lavarropas se adapta mejor a nosotros y las necesidades de nuestro hogar.