Sacate las dudas (0976) 764-253

Los electrodomésticos son una de las principales fuentes de consumo energético en el hogar. Si aprendes a utilizarlos de manera eficiente, no solo reducirás notablemente tu factura de energía, sino que también contribuirás a preservar el medio ambiente. Para ayudarte en esta tarea, aquí te ofrecemos algunos consejos sencillos pero efectivos:

Lava en frío:

Revisa la temperatura a la que programas tus electrodomésticos. Lavar la ropa en la lavadora a 30°C o menos en lugar de 60°C puede ahorrar hasta un 60% de energía. Además, no te olvides de limpiar el filtro regularmente.

Carga al máximo tus electrodomésticos:

Aprovecha al máximo cada ciclo de lavado o secado para procesar tus artículos. De esta manera, no solo optimizarás el consumo al meter mucha carga en un mismo ciclo, sino que también evitarás ciclos adicionales innecesarios.

Lavavajillas, utiliza el programa ECO:

Este programa te permitirá ahorrar un 20% menos de energía y un 16% menos de agua en comparación con el programa normal. Aunque debes tener en cuenta que tarda una hora más. También asegúrate de que los niveles de sal y abrillantador de tu lavavajillas son los adecuados y limpia el filtro con regularidad.

Secadora, presta atención si vas a planchar luego:

Todos los modelos de secadoras cuentan con un programa interesante en caso de que desees retirar las arrugas con la plancha. Por un lado, facilita el planchado al dejar la ropa con más humedad, y por otro, reduce el consumo de energía en un 25%. No olvides limpiar el filtro de pelusas y el condensador.

El frigorífico, a punto:

Regula bien su temperatura entre 3 y 7°C para el refrigerador, si no tienes carne o pescado, y de -20 a -18°C para el congelador. Trata de mantener la puerta cerrada en lo posible y limpia la escarcha del frigorífico, ya que 2 mm aumentan el consumo un 10%.

Aire acondicionado con bomba de calor:

Si utilizas el aire acondicionado para calefaccionar tu hogar en invierno, puedes realizar la aireación a primera hora de la mañana durante 5 minutos abriendo las ventanas, pero luego mantén las puertas y ventanas bien cerradas. Utiliza el modo ECO, que ahorra cerca del 30% de energía, y no olvides limpiar los filtros al menos una vez al año.

Evita el consumo fantasma o en stand-by:

Apagar los electrodomésticos en lugar de dejarlos en stand-by puede ahorrar hasta un 10% de energía. Se recomienda el uso de regletas para apagarlos todos a la vez, e incluso puedes adquirir modelos "inteligentes" capaces de detectar si el aparato principal está en stand-by y apagar el resto de los aparatos conectados a la misma en ese momento.

Electrodomésticos eficientes:

Si necesitas comprar un nuevo electrodoméstico, busca aquellos con etiquetas energéticas A+, A++ o A+++. Aunque pueden ser más caros, al adquirirlos recortarás en la factura de la energia electrica.

Microondas, ahorra tiempo y energía:

El microondas es un electrodoméstico muy eficiente para calentar alimentos. Utiliza esta opción en lugar de recurrir al horno, la vitrocerámica o la cocina de gas. Además, asegúrate de que el microondas esté en buenas condiciones y tenga una potencia adecuada para tus necesidades.

Siguiendo estos sencillos consejos, podrás ahorrar energía en casa y reducir tu factura a final de mes. Además, estarás contribuyendo a cuidar el medio ambiente y a preservar los recursos naturales. Recuerda que, además de utilizar tus electrodomésticos de forma eficiente, también es importante elegir la tarifa y potencia que más se adapte a tus necesidades y bolsillo. ¡Cada pequeño gesto cuenta para un mundo más sostenible!

Comentarios (0)

Sin comentarios por el momento

Nuevo comentario